Soliloquios de Ferran

¡Quizá si hubiese nacido más tarde…!

¡Quizá si hubiese hecho caso a los profesores…!

¡Quizá si no hubiese sido tan lanzado…!

¡Quizá si hubiese amado a la mujer que dejé escapar…!

¡Quizá si hubiese seguido otro rumbo profesional…!

¡Quizá si me hubiese cuidado más…!

¡Quizá si no hubiese sido tan independiente…!

Esto son dudas y planteamientos que de cuando en cuando nos asaltan (sobre todo las noches de insomnio) y que lo único que consiguen es calentarte la cabeza y no llegar a ninguna conclusión, porque siempre te los planteas en primera persona (con lo cual estás admitiendo tus errores o tus irresponsabilidades). Fijaros que siempre te vienen a la mente los pensamientos negativos, no los positivos ¡Jodo, como Van Gaal! En fin agarremos otra vez el hilo. También hay que plantearlos en tercera persona (tanto del singular, como del plural), porque algo han tenido que ver otros personajes.

Cuando te decían:  -¡Tendrías que ser como Manolito!

Pues no, porque nadie es como otro, yo soy yo y él es otro.

-¡Compórtese íntegramente, como mandan los cánones!

Me pasé mucho tiempo buscando manuales de como son las reglas de la integridad, la paciencia, el honor, la bondad, la maldad, la sabiduría, la estupidez…,y no encontré ningún libro de reglas, o se tiene o no se tiene, pero los cánones ¿Cuáles?, por lo tanto, mala enseñanza ¡Me mintieron! No ne extraña había quien lo habían puesto allí porque tocaba no porque supiese, cuando las ideas no brillan se suelen disfrazar con palabras para tapar las deficiencias, no por mucho hablar se demuestra sabiduría.

-¡Cuando seas mayor, serás más sabio! MENTIRA. El que es un burro lo será hasta el final de sus días, quizás será más prudente, pero sabio,¡Nanay! Además fijense en: ¡Cuándo seas mayor!, a esa edad la sabiduría ya no me sirve para nada, la quiero a los treinta no a los ochenta y seis.

En el transcurso de la vida consultamos a los demás cuando las dudas y temores nos atenazan. Ojo con las respuestas pues muchas te hunden más que salvarte, lo que repercute en tus dudas existenciales.

Aquí aprendes algo muy importante. “Si hay algo bien repartido en este mundo es la verdad, porque individualmente cada uno te la dice, y además están convencidos de que es la suya”.

-¡Oye, este asunto…!

-No te preocupes, aquí está Antonio que tiene mucha experiencia.

Seguro que ha metido la pata en innumerables ocasiones, y ya confundimos equivocaciones con  experiencia, creo que son sinónimos camuflados.

-¡Las victorias se aprenden en las derrotas!

¡Pues vaya!, o sea soy un boxeador y para vencer el primer combate me tienen que dejar diez veces KO para aprender, el que acuñó esta frase nunca le deben haber dado un buen mamporro.

-Oye, este asunto…!

-Aquí tienes a Pepito que está a vuelta de todo y te aconsejará.

Peligro, los que vuelven de todo, seguro que no han ido a ningún sitio, pero verborrea tienen. Dicen que se necesitan dos años para aprender a hablar y setenta para aprender a callar, en algunos debería ser al revés.

-¡Es qué llevó tanto tiempo con esto, y no se soluciona!

-El tiempo descubre la verdad. Frase mágica donde las haya. Díselo al tipo que excarcelan porque se han dado cuenta de un error y el honbre llevaba veinte años allí metido. Claro que el tiempo descubre la verdad, pero se dejaron de especificar ¿Cuándo?

El místico te dice: -El olvido es la única venganza y el único perdón.

Intenta convencer al marido de la Pepi que te ha encontrado con ella en la cama, y le dices: esto no es lo que parece, a ver si lo olvida, o al señor inspector de Hacienda que lo olvide y te perdone los pagos.

Aunque a veces hay algunos que te salvan: -Tengo un grave problema, mi mujer se ha fugado con un señor de Bilbao.

-¿Y va a volver?

-No, es definitivo.

-Un problema deja de serlo si no tiene solución. Alégrate.

En fin cuando me vienen estas dudas y planteamientos los extrapolo en estos otros y así dividimos la culpa de los errores.

Y no nos preguntaríamos tantas cosas si hiciésemos caso a Aldous Huxley:  Quizá la mayor lección de la Historia, es que nadie aprendió las lecciones de la Historia.